miércoles, 5 de diciembre de 2012

CARACTERÍSTICAS DE LAS EMULSIONES

Después de varios posts hablando de las emulsiones y emulsionantes, acabaremos esta serie mencionando las características de las emulsiones.
Pero seguiremos hablando de otros componentes que forman parte de las emulsiones.
 
Habiendo expuesto con anterioridad los factores que afectan a la estabilidad de las emulsiones cosméticas con cierto detalle, es apropiado volver a las otras características por las que son juzgadas por el usuario y los medios con los que se pueden controlar.
De principal importancia cuando se consideran las emulsiones cosméticas es su aspecto, ya que puede ayudar a determinar la atracción del cliente. Las emulsiones pueden variar mucho de aspecto, desde color blanco opaco brillante, pasando por translúcido grisáceo, a transparente brillante. La opacidad es debida a dos factores interrelacionados:
  • el tamaño de las gotitas de la fase interna
  • la diferencia entre los índices de refracción de las fases interna y externa
La luz es reflejada y refractada en cada una de las interfases entre gotitas y fase continua. Tales cambios de dirección son tan numerosos (debido al gran número de gotitas) que mucha de la luz escapa de la superficie de la emulsión en la misma dirección que penetró, esto es, retorna al observador. Sin embargo, si los índices de refracción de ambas fases son idénticos, o próximos, no se producen tales reflexiones y refracciones. La luz viaja sin obstáculos a través de la emulsión que tiene un aspecto transparente brillante. Esto se aplica sin que importe el tamaño de las gotitas de la fase interna. Sin embargo, si las gotitas son grandes, cada rayo de luz encuentra solamente un pequeño número de interfases durante su paso a través de la emulsión. Luz suficiente se refleja de retorno hacia el observador para hacer evidente la presencia de las gotitas, pero la masa de luz, que se refracta, puede encontrar camino a su través. Esto explica el aspecto globular de las emulsiones en estado avanzado de agregación y separación.
 
 
 
Conforme disminuye el tamaño de partícula de la fase interna, aparece el familiar blanco lechoso. Si continua la reducción de tamaño, el color toma un tono azulado, haciéndose gris, semitransparente y, finalmente, transparente.
Estos cambios de aspecto se producen conforme el tamaño de partícula de las gotitas se aproxima al de la longitud de onda de la misma luz. La probabilidad de que un rayo de luz colisione con una partícula diminuta y se refleje en ella, es muy reducida, una vez que las partículas se hacen tan pequeñas que son comparables en tamaño a la longitud de onda de la luz. En estas circunstancias, la mayoría de los rayos pasan a través de la emulsión sin ser reflejados o refractados, y la emulsión se presenta transparente.
 
 
 
 
A medida que el tamaño de la gotita se aproxima a la longitud de onda del extremo rojo del espectro, la luz reflejada o refractada se forma con longitudes de ondas cada vez más pequeñas en el extremo azul del espectro hasta que, finalmente, las partículas se hacen demasiado pequeñas para interaccionar de modo alguno.
En la práctica, es difícil formular emulsiones en las que ambas fases tengan índices de refracción similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario