lunes, 5 de noviembre de 2012

NUTRICIÓN DE LA PIEL

Después de conocer en profundidad nuestra piel, a través de los diversos posts dedicados a ella, en Cosmo Cosmetics Laboratories, queremos saber como tenemos que alimentarla para que tenga un buen funcionamiento y aspecto.
 
Al igual que en todos los demás tejidos del cuerpo humano, la piel requiere de sustancias para el mantenimiento de su estructura y su actividad metabólica. Sus necesidades son considerables. Por ejemplo, la constante producción y pérdida de las células queratinizadas en la epidermis superficial y del folículo piloso exigen el suministro de aminoácidos, y la secreción de las glándulas sebáceas requiere los componentes para la síntesis de lípidos. Estas sustancias son transportadas desde el interior del cuerpo por la circulación sanguínea. La sangre también transporta otras sustancias esenciales, tales como hormonas, que pueden afectar profundamente la función de las estructura de la piel.
 
Cuestiones importantes son hasta dónde las características de la piel pueden ser afectadas por la carencia de tales sustancias esenciales, si existen requerimientos especiales que sean peculiares de la piel y si algunas deficiencias pueden remediarse por medicamentos de uso interno. Un problema adicional, de particular interés para los cosmetólogos, es el grado con que la piel puede afectarse por sustancias, bien nutrientes o bien hormonales, aplicadas exteriormente.
Las sustancias que penetran en las células de la piel de este modo experimentan unos de estos destinos: bien se degradan para producir energía o bien intervienen en la síntesis de grandes moléculas, que pueden tener importancia estructural o bien actúan como de reserva de energía.
 
Hidratos de carbono
 
Son la principal fuente de energía necesaria para mantener las células cutáneas y para la síntesis de sus productos. Sin embargo, también contribuyen a los componentes estructurales, por ejemplo mucopolisacáridos (cadenas largas de moléculas de azúcar) y pueden no ser la única fuente de energía.
 
 
 
Lípidos
 
Son sintetizados en la piel por las glándulas sebáceas y en la epidermis. Los lípidos de la glándula sebácea son secretados como sebo, pero los lípidos de la epidermis se considera que están destinados a desempeñar un papel estructural en la conservación de la función protectora y en la integridad estructural del estrato córneo. Los lípidos de la superficie cutánea se diferencian de los otros tejidos en su contenido en cadenas ramificadas y en el número de ácidos grasos impares.
 
 
Aminoácidos
 
La epidermis y el pelo contienen la mayoría de los 22 aminoácidos que normalmente se encuentran en los tejidos vivos. La proteína se considera que se sintetiza en la epidermis y folículo piloso de modo similar a la realizada en otros tejidos. Los aminoácidos se ensamblan por enlaces al ARN (ácido ribonucléico) en cadenas y después se acoplan juntas en partículas especializadas en el citoplasma de las células denominadas ribosomas, siendo liberadas de estos como moléculas proteicas.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario