viernes, 9 de noviembre de 2012

HORMONAS (I)

En Cosmo Cosmetics dedicaremos un par de post para hablar de las hormonas y como afectan éstas a nuestra piel.
 
La piel está afectada por una serie de hormonas esteroides, incluyendo estrógenos, andrógenos y corticoides. Además, las proteínas u otras hormonas polipeptídicas de la pituitaria pueden afectar a las estructuras de la piel, bien directamente o bien incrementando su respuesta a las hormonas asteroides.
 
Andrógenos
 
Los andrógenos son responsables del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios masculinos. Son secretados por los testículos y las glándulas suprarrenales y los niveles se elevan grandemente al inicio de la pubertad cuando estos órganos se activan por las hormonas gonadotrópicas de la pituitaria. Las mujeres también producen andrógenos de las glándulas suprarrenales y, en cierto grado, de los ovarios.
Los andrógenos estimulan los folículos pilosos del pubis, regiones axilares y rostro del varón para producir pelo terminal grueso, en lugar del vello fino.
Paradójicamente, también predisponen al desarrollo de la calvicie de tipo masculino, en personas predispuestas constitucionalmente.
También, las hormonas masculinas estimulan marcadamente la secreción sebácea, probablemente incrementando la división celular de las glándulas, así como los lípidos son sintetizados en el interior de cada célula. Probablemente también estimulan las glándulas apocrinas y la división celular en la epidermis.

Estructura molecular testosterona
 
 
Estrógenos
 
Los estrógenos son secretados por lo ovarios. Afectan al desarrollo del sistema reproductor femenino y su producción cíclica es responsable de los cambios durante el ciclo menstrual.
Los niveles de estrógeno se ven reducidos notablemente en la peri-menopausia (35-45 anos), en este proceso los niveles de estrógeno pueden variar y fluctuar extremadamente, para luego descender durante periodos prolongados, en la menopausia (45-50), a causa del estrés, por extirpación de los ovarios, sobre exceso de ejercicios y demasiada perdida de peso.
Tanto el exceso como la disminución del estrógeno pueden traer como consecuencias cambios físicos y psicológicos en la vida de la mujer.

Estructura básica de los estrógenos
 
ntomas de los desniveles de estrógeno:
  • Los sofocos: son los síntomas más comunes de la insuficiencia de estrógeno. En ocasiones, hay un exceso de flujo sanguíneo hacia la piel, que provoca una sensación de calor intenso y puede producir enrojecimiento en la cara, cuello o tórax y suelen ir acompañados de un exceso de sudor y escalofríos. Los sofocos se pueden presentar durante el día o la noche, pueden durar segundos o minutos (cinco o diez).
  • Cambios de humor: es posible sentirse triste, ansiosa o frustrada. Los sofocos y sudores nocturnos pueden impedir el dormir bien y producir cansancio, con lo cual se pueden agravar aun mas los cambios de humor.
  • La perdida de tejido: este síntoma puede producir molestias y es posible que aparezcan mas arrugas en la piel. La perdida de tejido (atrofia) del tracto urinario, causada por la falta de estrógeno, puede causar infecciones en la vejiga y provocar la necesidad urgente de orinar o se puede perder el control de la vejiga (incontinencia urinaria) ocasionando la perdida involuntaria de orina al toser, estornudar o reírse.
  • Sequedad y quemazón vaginal: Esta sequedad es responsable de las molestias durante las relaciones sexuales y de los sangrados vaginales, producidos como consecuencia de pequeñas fisuras producidas por la sequedad y atrofia de todas estas zonas, lo cual hace propicia el área para contraer infecciones vaginales.
  • Jaquecas: surgen como consecuencia de la variación de los estrógenos. Las mujeres que de manera habitual sufrían migrañas durante la menstruación, podrían padecerla de manera mas intensa todavía.
  • Incremento de peso: las mujeres suelen engordar un 6-10 por ciento del peso que tenían antes de comenzar la peri-menopausia. La grasa localizada en muslos, caderas y senos se redistribuye y pasa a la zona de la barriga y cintura. El aumento de peso y la redistribución de la grasa se consideran factores de riesgo en las enfermedades cardiovasculares.
  • Osteoporosis: El estrógeno ayuda a mantener la consistencia de los huesos al impedir la perdida de calcio. La falta de calcio aumenta el riesgo de fracturas de huesos en la columna vertebral, las caderas, los brazos y las piernas. Las mujeres delgadas o de complexión pequeña corren mas riesgo, así como aquellas que beben mucho, fuman o no llevan una vida activa.
En el siguiente post hablaremos de los antiandrógenos, corticoides y hormonas de la pituitaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario