lunes, 12 de noviembre de 2012

HORMONAS (i II)

En este segundo y último post dedicado a las hormonas y la piel, hablaremos de los antiandrógenos, los corticoides y las hormonas de la pituitaria.
 
Antiandrógenos
 
Los antiandrógenos son esteroides sintéticos u otros compuestos que antagonizan la acción de los andrógenos. Los esteroides antiandrogéncios, 17 α-metil-B-nortestosterona y el acetato de ciproterona, son eficaces inhibidores de la secreción sebácea estimulada por la testosterona cuando se administra sistemáticamente. Actúan, en parte, por inhibición de la división celular, a diferencia de los estrógenos que parecen actuar inhibiendo principalmente la síntesis lipídica intracelular.
El acetato de ciproterona, administrado oralmente, se usa en el tratamiento del hirsutismo femenino (crecieminento excesivo del vello) y acné. Y tiene cierta potencialidad para el tratamiento de algunas alopecias difusas de la mujer.
 
 
 
Corticoides
 
Las preparaciones de hormonas adrenocorticoides, tales como cortisona y sus homólogos sintéticos, muchos de los cuales son fluorados, son extensamente utilizados como medicamentos de uso tópico y son de considerable valor en dermatología. Alivian la inflamación y la sensibilización alérgica y son útiles en muchos tipos de eczemas y en psoriasis. Sin embargo, el uso prolongado de los compuestos más potentes puede causar alteraciones atróficas en la peidermis y dermis y la absorción sistémica, particularmente en niños, puede suprimir la síntesis de la hormona adrenocorticotropina (producida por la hipófisis) y ésta anularía la función natural de la glándula suprarrenal.
 
 
 
Hormonas de la pituitaria
 
Algunas hormonas de la pituitaria tienen efecto directo sobre la piel. Varios polipéptidos han demostrado que influyen sobre la pigmentación y, así, se conocen como hormonas estimulantes de melanocitos.
 
Qué os ha parecido conocer más sobre los efectos de las hormonas en nuestra piel? 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario