lunes, 26 de noviembre de 2012

ESTABILIZACIÓN DE LAS EMULSIONES COSMÉTICA

El problema al que se enfrenta el formulador cosmético, habiendo decidido una emulsión, es cómo prevenir este sistema termodinámicamente inestable de la separación en capas. En función de las consideraciones de los principios de estabilidad, se pueden hacer las siguiente consideraciones:
 
  1. Aumentando la viscosidad de la fase externa, disminuirá la movilidad de las gotitas de la fase interna haciendo más difícil para ellas chocar unas con otras.
  2. Asegurando que la fase interna es del tamaño de gota más pequeño y más uniforme posible, disminuriá la probabilidad de adhesión entre dos gotas.
  3. Aumentando la solidez mecánica de la interfase, se hará ésta menos sensible a la ruptura con la coalescencia resultante de las gotas adheridas.
  4. Disminuyendo la tensión superficial, disminuirá la fuerza conductora termodinámica para la coalescencia.
  5.  
     
 
Tensioactivos y emulsionantes
 
Volviendo a la recomendaciones indicadas anteriormente, puede observarse que las sugerencias c) y d) se relacionan directamente con la interfase entre la gotita de la fase interna y su medio. Se ha demostrado que es posible estabilizar emulsiones al proveer de una barrera física en la interfase que no sólo reduzca la probabilidad de su ruptura, sino que realmente prevenga que las gotitas se toquen unas con otras, al mismo tiempo que se hace más fácil la emulsificación al reducir la tensión superficial interfacial.
La posibilidad de hallar sustancias que emigren y existan en una interfase aceite-agua se deriva de la idea de la afinidad química. Todo lo que es necesario, es que al menos, parte de la sustancia debe mostrar una afinidad para el aceite y parte para el agua (aunque ninguna de las afinidades debe ser excesivamente fuerte para arrollar la otra). Toda esta sustancia debe estar ligada a la emigración hacia la interfase con el fin de satisfacer estas predisposiciones y, así, aparentemente lo hacen. Inevitablemente, las sustancias que poseen estas características se han denominado "agentes tensioactivos" y esto se puede acortar como "tensioactivos", una palabra que se puede utilitzar como nombre y como adjetivo. Los tensioactivos tienen una gran variedad de usos en la industria, distintos a los de formación y estabilización de las emulsiones cosméticas. Pueden utilizarse, por ejemplo, como solubilizantes, humectantes o agentes de extensividad. Estas funciones están todas relacionadas con su papel en la emulsificación, pero cuando se diseñan y se utilizan para el último fin deben denominarse "agentes emulsificantes" o "emulsionantes".
 
Las emulsiones cosméticas se estabilizan casi invariablemente con emulsionantes y pueden considerarse como emulsionantes:
  • aceite-agua: con agua como fase continua y aceite como dispersa
  • agua-aceite: donde el agua es la fase interna
Con muy pocas excepciones, pues las dos fases tendrán alguna afinidad mutua una hacia otra, ocasionando la probable formación de otras fases de composición intermedia. Sin embargo, por claridad se adoptan los modelos aceite-agua y agua-aceite en la exposición posterior. Es importante tener en cuenta que incluso estos sistemas simple de emulsión no pueden considerarse por más tiempo que estén formados por dos fases una vez que se ha añadido el emulsionante. En la actualidad, la interfase, que contiene al emulsionante, se debe considerar como una tercera fase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario