miércoles, 14 de noviembre de 2012

EMULSIONES

A partir de hoy, en el blog de Cosmo Cosmetics, vamos a empezar una serie de posts donde hablaremos del mundo de las emulsiones (cremas) desde un punto de vista del laboratorio, ya que el consumidor final (muchos de vosotros), no conocéis los principios básicos de este mundo ni como llegan ha desarrollarse los productos que utilizáis.
Esperamos que sean de vuestro agrado!!
 
Todo formulador cosmético sabe que las emulsiones son mezclas relativamente estables de aceites, grasas y agua, y se fabrican mezclando juntas sustancias solubles en aceite y solubles en agua, en presencia de un agente emulsificante. Las emulsiones (cremas y lociones) constituyen una parte muy importante del mercado de los cosméticos. Se consume mucho tiempo en el desarrollo de nuevas materias primas, tanto por proveedores como por las compañías cosméticas.
 
 
 
Principios básicos
 
Como punto de partida habría de recordar que ciertas sustancias muestran afinidad mutuamente y otras no. Una simple ilustración de este punto es que el agua y el etanol (alcohol) son totalmente miscibles. Sus moléculas pueden coexistir unas junto a las otras, y no muestran tendencia a separarse. Estas dos sustancias muestran una afinidad entre sí que no se comparte por el aceite mineral y el agua. Esta idea de afinidad desempeña una parte importante en la tecnología de la emulsión y está relacionada con la manera en la que las moléculas individuales parecen atraer a sus vecinas en un medio dado. Las moléculas de la misma sustancia (ej. agua) ejercen una influencia atrayente sobre las otras, y si no fuera por el hecho de que, en circunstancias normales, cada molécula está atraída por muchas otras de su alrededor en todas las direcciones, cada dos moléculas se unirían. Este fenómeno se denomina "cohesión", y la fuerza de cohesión entre las moléculas se atribuye a su "energía cohesiva". La magnitud de estas fuerzas de cohesión no depende únicamente del tamaño de las moléculas que intervienen, sino también de su constitución química.
El principio básico es que "semejante atrae a semejante". Las moléculas afines, tales como agua y etanol, no muestran tendencia a separase debido a que las fuerzas de cohesión entre las moléculas de agua y etanol son similares en magnitud a aquellas que existen entre agua y agua o etanol y etanol. Sin embargo, cuando se introduce el aceite mineral en el agua, las fuerzas de cohesión entre el agua y el aceite mineral son despreciables compradas con las que existen entre moléculas de las dos sustancias mismas, y se produce rápidamente la separación.
 
 
 
La "afinidad" se manifiesta por sí misma, no sólo como solubilidad, sino también en el concepto de "fase". Cuando dos o más sustancias en contacto coexisten como claramente diferentes y se separan en entidades, cada una de ellas se considera una "fase".
En sistemas de dos fases, una de ellas se distribuye dentro de la otra, en forma de gotas muy pequeñas dispersas de modo uniforme. En estas circunstancias, la primera se conoce como fase "interna", "dispersa" o "discontinua" y la última, como fase "externa" o "continua". Cuando una sustancia se dispersa dentro de otra, la superficie de contacto entre las dos fases es enormemente grande. Por tanto, no es sorprendente que muchas de las características manifestadas por tal sistema dependan fundamentalmente de las naturalezas química o física de las dos superficies y de la interacción entre ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario