lunes, 29 de octubre de 2012

DERMIS (i VI)

Hoy vamos con el último post sobre la dermis. Después de dedicar 5 post a esta parte tan importante de nuestra piel, hoy acabaremos este ciclo hablando de las glándulas apocrinas presentes en ésta.
 
Las denominadas glándulas apocrinas son glándulas tubulares ligadas al folículo piloso y, como las glándulas sebáceas, se desarrollan con él. Aunque rudimentariamente están distribuidas por todo el cuerpo en el feto, casi exclusivamente se canalizan y funcionan en las regiones axilares, anales y genitales, y en la areola del pezón, pocas se encuentran en otras zonas. Solamente llegan a funcionar las glándulas axilares en la pubertad y parece probable que sean sensibles a los andrógenos, como derivados similares en otros animales, por ejemplo el conejo.
 
Cada glándulas está constituida por un glomérulo secretor, que se encuentra en dermis profunda, en forma de ovillo, formado por células mioepiteliales, inervadas por fibrillas simpáticas adrenérgicas. Un conducto excretor que desemboca en el canal pilar por encima de la glándula sebácea, compuesto por dos hileras de células cuboideas y una cutícula que tapiza su luz.



La secreción de las glándulas apocrinas humanas es lechosa, viscosa y, en un principio, inodora. Se desarrolla por la acción bacteriana. La actividad secretora es controlada por los nervios adrenérgicos (inducidos por la adrenalina). Está formada por proteínas, amonio, carbohidratos, ácidos grasos, hierro y sustancias aromáticas.
 
La secreción apocrina se hace de forma continua y en pequeña cantidad, pero en determinadas situaciones como miedo, dolor o inducción farmacológica, como la que produce la epinefrina, hay descargas simpáticas adrenérgicas que contraen las células mioepiteliales y se produce secreción inmediata y en mayor cantidad.
 
Se ha discutido mucho sobre la función de las glándulas en la especie humana. En muchos otros mamíferos, constituyen o contribuyen al olor de las glándulas. Indudablemente el olor es muy importante en la comunicación humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario