lunes, 10 de septiembre de 2012

ANTIOXIDANTES EN LA FORMACIÓN DE ARRUGAS

Hoy, desde Cosmo Cosmetics Laboratories, hablaremos de la importancia de la presencia de los antioxidantes en los cosméticos faciales, a través de un artículo publicado en Cosméticos y Tecnología Latinoamericana por Eric S. Abrutyn (TPC2 Advisors Ltd., EEUU):
 
Para los consumidores, el anti-envejecimiento tiene muchas definiciones y es una posición de marketing para diversos productos de cuidado personal tópico. Dentro de la categoría de anti-edad, existen diversos productos de consumo que aseguran prevenir o tratar las arrugas faciales. Como es de conocimiento general, las arrugas están asociadas a causas que son genéticas y ambientales. Por ejemplo, los cambios como la disminución tanto en el número de fibroblastos como los cambios bio-sintéticos y de bio-moléculas, con base en un gran peso molecular de la matriz extracelular, así como la atrofia dérmica, se acentúa en la dermis. Adicionalmente, la agresión externa especialmente de la exposición solar, acelera las arrugas faciales. Por lo tanto, el envejecimiento de la piel puede ser atribuido tanto a cambios fisiológicos de la piel como a la foto-degradación. La humedad y el contenido de colágeno, así como la respuesta inmunológica de la piel, son los factores principales que causan la aparición de arrugas. Esto se basa en una disminución en el diámetro o descomposición del colágeno y de la elastina, junto con la expansión de los vasos sanguíneos. Al final, la fortaleza mecánica y las propiedades visco-elásticas de la dermis se ponen en riesgo, permitiendo a la piel estirarse bajo la influencia de su propio peso.  
 
 
Para abordar este cambio, los consumidores buscan productos que los hagan parecer más jóvenes al tonificar la piel o esconder visualmente los atributos negativos. Para tal finalidad, los ingredientes cosméticos activos han sido desarrollados para combatir la pérdida de tono de la piel al, simultáneamente, estirar y suavizar la piel, mejorando las propiedades visco-elásticas. Sin embargo, los productos antiarrugas que inspiran dichos cambios fisiológicos y ofrecen dichos beneficios han hecho surgir dudas acerca de si realmente son cosméticos o su naturaleza es más farmacéutica.
Desafortunadamente es difícil regresar el tiempo en relación al deterioro de la fisiología de la piel relacionado con la edad, pero tres abordajes tópicos pueden impartir efectos anti-edad mediante otras vías: al cubrir o rellenar las arrugas para obtener un aspecto y sensación más suave de la piel; al estirar la piel con efectos astringentes; y al mejorar fisiológicamente los propios mecanismos de reparación de la piel. Los estudios actuales en el área de genoma, DNA y reparación celular, dan apoyo al último abordaje, aunque actúan con mecanismos relacionados a medicamentos; dichos productos son por lo tanto etiquetados como cosmecéuticos. 

Componentes Claves

Muchos ingredientes aseveran mejorar la apariencia, o tratar o reparar arrugas. La tendencia actual es desarrollar ingredientes botánicos naturales y polipéptidos que proporcionan propiedades anti-edad a niveles bajos y efectivos. Sería difícil nombrar todos los ingredientes naturales posibles que aseguran algún tipo de efecto anti-edad sin que falte alguno, así que se puede generalizar simplemente diciendo que es crucial para el tratamiento anti-edad el suministro de ingredientes naturales o sintéticos que proporcionen las siguientes propiedades claves: antioxidación para contrarrestar la formación de radicales; anti-inflamación para relajar la piel y reducir la irritación; exfoliación a través de materias primas como ácidos alfa hidroxilo (AHA); protección contra el sol, específicamente a través de agentes de filtro solar que absorban o bloqueen la UVA; suavizado de la piel, para ayudar a la elasticidad y/o reafirmación de la piel; y capacidades de rellenado de poros y pliegues, de manera que las partículas quepan entre los pliegues de la piel y parezcan parte de la piel.
 

 
Antioxidantes

Los antioxidantes son una categoría popular de ingredientes para el tratamiento anti-arrugas. Pueden derivarse de recursos naturales o fabricados sintéticamente. Sus criterios claves de desempeño son los de contrarrestar los radicales libres que pueden hacer mutar las células de la piel. Las fuentes de estos radicales libres son ambientales, como el humo, la exposición al sol o la dieta. El uso de antioxidantes puede mitigar el daño a la piel permitiendo su cura, así como estimulando la producción de nuevo colágeno. Los antioxidantes pueden ser suministrados como ingredientes solubles en agua o en aceite, aunque los derivados de aceite o solubles en lípidos pueden absorberse más efectivamente en el estrato córneo. Los antioxidantes pueden ayudar en varias funciones, incluyendo: la reducción de las líneas finas y arrugas, apoyando la regeneración de células, la despigmentación nocturna de la piel, mitigando los efectos de la psoriasis, sustentando un sistema inmunológico saludable y estimulando la producción de colágeno. Los antioxidantes pueden incluir vitaminas como el retinol y ésteres, ácido ascórbico y ésteres, tocoferol y ésteres y colecalciferol, aminoácidos/péptidos como acetilhexapéptido-22 y decapéptido-6, extractos botánicos, y ácidos carboxílicos entre una multitud de otros. 
 
 
Por estas razones en Cosmo Cosmetics Laboratories hemos desarrollado la línea Magnetise añadiendo Vitamina E (tocopheryl acetate), un potente antioxidante.





No hay comentarios:

Publicar un comentario